La lucha por el control de Sera llega a su fin en el capítulo final de la aclamada Saga de Epic Games.

• Consola: Xbox 360
• Fecha de lanzamiento: 20 de Septiembre del 2011
• Desarrollado por: Epic Games
• Precio: $899 pesos

Analisis cualitativo:

Cada saga llega a su fin, es un ciclo saludable en la vida de toda creación, un inicio, un intermedio y un final, Gears of War 3 no es la excepción, mientras que puedan resurgir historias alternas en el mismo universo, la de Marcus Fénix y el equipo delta llegan a su fin.

La historia comienza 2 años después de la entrega pasada, la Coalición Organizada de Gobiernos (COG) se encuentra desmantelada, sus líderes máximos el presidente Prescott y el comandante Hoffman se encuentran lejos del grupo de sobrevivientes de Marcus y compañía, el juego comienza en Sovereign, un barco que ha servido como refugio móvil de la COG, donde tomas el control de Marcus Fénix ante un anuncio sobre que el presiente se encuentra de vuelta, en un inicio un tanto lento, se te da un resumen de los acontecimientos del mundo a través del dialogo con tus compañeros. Es en estos primeros minutos donde conoces a los nuevos aliados que te acompañaran y los enemigos que estarás enfrentándote durante el juego, los Lambent, una clase de Locust infectados de la imulsion que mutan en el campo de batalla y explotan cuando los matas.

Estos nuevos enemigos comienzan siendo interesantes, diferentes a los acostumbrados Locust de entregas pasadas, ya que pueden presentar un reto un tanto mayor debido a los cambios físicos que algunos de ellos tienen en el transcurso de la batalla (como crecer tentáculos que lanzan fuego) y el riesgo que presentan por matarlos a corta distancia por su naturaleza explosiva ante la muerte, desgraciadamente, mientras avanza el juego y te enfrentas a ellos, no deja de ser tedioso tener que apuntar a partes amarillas de tentáculos subterráneos para bloquearlos de continuar apareciendo, a pesar de esto, hay una que otra batalla interesante con estos enemigos (como el Lambent Zerker), pero no deje de sentirme aburrido en ocasiones por tener que combatirlos una y otra vez reventando sus llagas de color amarillo.

Los locust están de vuelta como enemigos del juego, mientras que narrativamente son secundarios, es difícil evitar ponerlos como los enemigos principales, no solo hay más batallas en contra de ellos, es más divertido una lucha con ellos debido a la variedad de enemigos y los lugares donde los encuentras, siendo que en el juego anterior destruiste su hogar, han encontrado refugio en ciudades y dado vida a nuevas divisiones entre ellos, además de armas que cambian el flujo de la batalla, principalmente el Digger, un lanza misiles subterráneo que al ser lanzado avanza hasta encontrar un enemigo y explota, no importa si estas en cubierto o no, lo cual te pone a esquivar este ataque cambiando de lugar y quedando expuesto a fuego enemigo. Otra de las armas nuevas es el One-shot, un rifle de francotirador pesado el cual tiene la capacidad de matar cualquier cosa de un solo disparo (de ahí su nombre), este emite un beep mientras a punta, lo cual es un indicador de ponerte en cubierto al instante o de lo contrario morirás.

El juego se divide en 5 Actos, el primero te explica las mecánicas del juego y da una sorpresa al dividirse en 2 personas, la primera mitad lo juegas como Marcus a bordo del Sovereing, mientras que la segunda, utilizas a Cole dentro de la ciudad que lo vio crecer como estrella del Trashball y que contiene varios de los momentos chuscos del juego, los demás capítulos desarrollan la historia, con problemas en uno algunos de ellos, el capítulo 4 simplemente hizo que perdiera mi interés a ratos, utiliza una de las tácticas más baratas de los videojuegos para incrementar su duración, debes buscar partes de un Submarino para progresar en la historia, estas partes las buscas dentro de la misma escena, pero es tedioso tener que caminar por el embarcadero enfrentándote a Locust sin un objetivo interesante, en una ocasión en el mismo acto, el juego no me dejo continuar ya que mate a todos los enemigos en pantalla con mi Lancer, pero el juego me pedía lo hiciera empujando un carro con municiones hacia una torreta; tuve que reiniciar mi partida.

La progresión en los demás capítulos es buena, se siente la esencia de Gears en el aire, al ir corriendo por un escenario cubriéndote de ataques Locust y Lambent, encontrando armas en varios lados. Hay un cambio consistente de escenarios donde se muestra el poder grafico del Unreal engine, pasando de corredores grises y sin vida, hasta locaciones llenas de color y vida donde se desencadena una lucha sin cuartel. Los objetivos si bien son sencillos, son divertidos de completar casi siempre, como el robar una aeronave Locust o vencer a un Brumak a pie.

No todo es miel sobre hojuelas ya que hay uno que otro Bug con los cuales me tope, en una ocasión espere por 5 minutos a que se cargara mi partida sin lograrlo y tuve que reiniciar mi consola y en otra a inicios del Acto 2, hubo problemas constantes en el frame-rate del juego, alentándose mucho en una escena de acción al más buen estilo de Megaman 3. El principal problema que limito mi experiencia con el juego es la constante pérdida de ritmo, en ocasiones llegas a lugares con personas donde caminas siguiendo a un guía, viendo cómo viven los stranded en sus empalizadas; a niveles narrativos, esto tiene un peso significativo, ya que puedes escuchar las quejas constantes a la COG o la diferencia al estilo de vida entre los humanos acogidos por el gobierno y los humanos que decidieron aislarse de ellos, en ejecución, rompe significativamente el progreso del juego, cuando quieres continuar luchando con tus enemigos, debes de perder tiempo viendo este “cinema interactivo” que no logro más que aburrirme.

Otro de los “problemas” que tuve, fue la falta de momentos épicos de antiguas entregas, la campaña se centra más en llevarte del punto A al punto B en la lucha con los Locust, pero se siente una falta de momentos culminantes como el viaje en Reaver o la destrucción a bordo del Brumak de la entrega anterior; cuando has creado consistentemente en tus 2 anteriores juegos momentos climáticos, es muy difícil superarlos en una tercera y a mi parecer, esto fue lo que sucedió con Epic, no pudieron dar la talla a sus anteriores creaciones pero al menos lo intentaron con el viaje en Submarino y la pelea final (corrección hecha de Gears 2 a su final anti-climático).

Pero la campaña solo es la carcasa, el modo en el cual se enfocaron a mejorar fue el multiplayer, presentando 3 diferentes modos, que si bien solo 1 es nuevo, los anteriores son versiones mejoradas, además de que hubo una mejora consistente en el movimiento de los personajes, siendo más rápido y fluidos lo cual hace que las partidas sean más rápidas y divertidas.

Además de la velocidad, ahora se cuenta con la posibilidad de “auto revivirse” presionando el botón A repetidas veces, muy útil cuando te botan estando lejos de tus compañeros y enemigos. Hay una mecánica que es muy útil, cuando 2 jugadores están espalda con espalda en cover, puedes saltar al otro lado de la barrera y aturdir al oponente con una patada, dándote la oportunidad de conseguir un kill para tu equipo.

La opción de escoger tus armas previo al juego de entre 3 rifles de asalto y 2 escopeta le da variedad a los equipos y un ligero toque de individualidad, así como el camuflaje que puedes usar para ellas. Los varios modos de juego presentes en el multiplayer te mantendrán jugando y buscando mejorar tu juego durante mucho tiempo, noto que Epic se dedicó más a afinar detalles de este modo, ya que el flujo de las partidas y el matchmaking es muy rápido gracias a los servidores dedicados para el juego, aun no me he topado con alguna partida la cual sea injugable por la velocidad de conexión, parece que inclusive, ya desapareció el infame “Host advantage” donde la persona que era host de la partida tenia ventajas al tener una conexión más rápida.

El modo Horda regresa de manera mejorada, presentando innovaciones en el gameplay ya que mientras avances iras ganando dinero el cual puedes gastar para construir barreras con alambre de púas hasta torretas para ayudarte contra las hordas de Locust, esto lo hace no solo aún más divertido sino adictivo, ya que mientras más compres, se irán desbloqueando nuevos ítems para construir y mejorar dentro de este modo, además de que cada vez la horda se volverá más difícil, lo cual te incita a mejorar y comunicarte mejor con tus compañeros de equipo sobre cómo utilizar su dinero o donde colocarse para detener la mayor cantidad de Locust; al llegar a la horda 10 te enfrentaras con una Lambent Zerker que si recuerdas de la campaña, implica mucho trabajo en equipo para lograr derribarla.

Beast mode es horda a la inversa, aquí tu controlas a los Locust con la misión de matar a los humanos, al igual que en su contraparte, ganas dinero mientras más desastre hagas, el cual utilizas para “comprar” y utilizar locust, desde los más sencillos Tikers hasta Boomers todo por un módico precio. Aquí te enfrentas contra 2 variedades de humanos, los stranded que mueren casi por cualquier cosa y los “héroes” en forma de miembros de la COG los cuales para eliminar por completos debes de hacer una ejecución cuando estén en el piso; este modo es igual de adictivo que horda, ya que mientras más Locust compres, mas iras desbloqueando para utilizar y se vuelve una carrera contra todos para acabar con los humanos antes del objetivo establecido de tiempo.

Gears of War 3 es una conclusión un tanto anti-climática a una trilogía caracterizada por sus escenas de acción exageradas y su gameplay rápido de cúbrete y dispara, si bien la campaña deja queriendo un poco más, el multiplayer es el punto de venta del juego, mostrando un refinamiento consistente en las dinámicas y errores de su predecesores eliminándolos por completo. Si te gusta jugar en línea este juego no debe de faltar en tu librería, pero si solo quieres jugar la campaña para ver en que termina la saga, te recomiendo mejor rentarlo y disfrutarla solo o con otros 3 amigos en el modo cooperativo en línea.

Calificación cuantitativa: 8 (Un juego bueno, pero no brilla al 100% por decisiones de desarrollo, pese a esto, es muy disfrutable la experiencia completa)

Sobre El Autor

Psicólogo de día, Videojugador de noche. Mi humor es negro y estúpido, pero serio cuando se tiene que ser. El día que Nintendo saque un StarFox con Multiplayer, dejo de ser una persona socialmente productiva. Twitter @Kojyneox