El espíritu de los 80’s está de regreso encarnado en pieles del siglo XXI.

Antes de continuar, debo hacerles saber que el juego aun no lo termino, el mundo es tan extenso y con tanto por ver y descubrir que el camino a recorrer aun es amplio pero lleno de aventura. Con más de 80 horas de juego y con una buena cantidad de jefes derrotados, puedo hablar acerca de las mecánicas del juego, las cuales al final del día, son las que hacen esta maravillosa y masoquista experiencia de inicio a fin.

Versiones disponibles: PS3 y Xbox 360 (reseñada)
• Desarrollador: From Software
• Fecha de salida: 4 de Octubre del 2011
• Precio: $1000

Análisis Cualitativo

Dark souls es la secuela espiritual de Demon souls, lanzado hace 2 años para el PS3, el juego retoma varios elementos de su “predecesor”, el gameplay en esencia es el mismo con ligeras variaciones. Si no jugaste la “precuela” el punto de comparación más cercano es The Legend of Zelda original para NES, ya que no hay un mapa que te diga a donde ir y los NPC (Non-Playable Character) te dan leves pistas hacia donde ir; solo puedes confiar en tu ingenio, tu cordura y tus ganas de continuar.

La historia del juego es meramente un “pretexto” para llevar a cabo el gameplay, ya que solo la conoces por un cinema introductorio y diálogos de algunos NPC durante el juego, pero la misma estética del juego revela lo que la historia intenta decirnos; te encuentras en un mundo decadente y bajo una maldición que atañe a varios vivos, destinados a ser no-muertos hasta el día del juicio final. La aventura comienza con tu personaje encerrado en una cárcel de la cual debe de escapar, este personaje, puede ser editado antes de iniciar además de escoger la “clase” inicial de entre 10 disponibles, además de un “regalo” el cual te ayuda en el inicio del juego.

Algo que caracteriza este juego es la muerte, la mayor parte del tiempo es pasado muriendo una y otra vez, aquí no pierdes “vidas”, tu penalización por morir es despojarte de 2 ítems fundamentales en el juego, almas y humanidad. Cuando mueres, dejas una mancha de sangre unos cuantos pasos antes de donde moriste, esta mancha, contiene las almas y humanidad que tenías previo a tu muerte, solo tienes 1 oportunidad para recuperarlo, ya que si mueres antes de hacerlo las perderás por siempre.

Estos ítems son clave en el juego, la humanidad puede ser canjeada para “revivir” como humano lo cual te permite invocar jugadores para ayudarte en las peleas de jefes, o juntarse para incrementar tus posibilidades de encontrar ítems en los enemigos. Las almas son multiuso y es tanto tu experiencia como tu moneda, ya que gastándolas puedes subir de nivel o utilizarlas para comprar ítems varios o reforzar y reparar tus armas y armaduras.

El juego presenta un mundo totalmente abierto, no hay un mapa ni un compás que te diga a donde ir ya que el sentido del juego no es facilitarte absolutamente nada, sino desarrollar tu sentido de exploración en el vasto mundo, al inicio es fácil perderte, ya que no hay un sistema de viaje rápido donde con apretar un botón te lleve a un punto del mapa, este solo lo obtienes muy tarde en el juego y solo te sirve para viajar de fogatas seleccionadas. Estas fogatas sirven como “checkpoints” y para manejar tu inventario, al morir regresaras a la última fogata que visitaste, además cada que visites una rellenaras el único ítem curativo que tienes, además de que mientras más te pierdas en el mundo, más y más comenzaras a añorar ver a la lejanía una de estas fogatas, en más de una ocasión tuve que recorrer toda una área para regresar a usar mis almas en una fogata y tenerlas a salvo, para que en la vuelta a mi camino, encontrara que cerca de ese lugar, había otro de estos sagrados lugares. En otras, morí y perdí almas antes de llegar a usarlas, mientras en un inicio puede parecer frustrante morir con 500 almas en tu contador, poco a poco tienes que debes aceptar que no puedes jugar este juego de manera convencional, debes inclinarte ante sus reglas.

La dificultad es avasalladora, esto puede alejar a muchos ya que la esencia del juego no resuena con quien gusta de un juego casual, el cual puedes jugar hoy, dejar pasar 3 días sin tocarlo y recuperar tu progreso, Dark souls no te da este lujo, mientras más lo juegas y comienzas a entender a los enemigos y los lugares, comienzas a volverte mejor en ellos. Esto bien puede sonar algo Pavloviano, pero es en esencia al núcleo del juego, mantenerte enganchado a el a través del reforzamiento positivo y negativo, el buscar mejorar y dominar a los enemigos así como a los jefes te mantiene adelante, como a su vez, cada que llegas a un área nueva con nuevos ítems y enemigos, hay un sentimiento de satisfacción ahí presente.

No solo el mundo es difícil, manejar a tu personaje es complicado tanto ya que debes de tener muchas cosas en cuenta, no lo digo por el manejo del control el cual es impecable, responsivo y castiga a los que gustan de apretar los botones muy rápido, sino la manera en la que incrementas las estadísticas de tu jugador , todas tus estadísticas deben de tomarlos en cuenta ya que si dedicas muchas almas a uno solo tu personaje tendrá un desbalance que después te costara mucho arreglar, ya que cada nivel cuesta más almas que el anterior, en perspectiva, pasar del nivel 1 al 2 cuesta 673 almas, mientras que pasar del 197 al 198 cuesta 295226 almas con un máximo de 792 niveles.

Puede sonar complejo llegar a este nivel máximo para quien gusta de ser complecionista, pero una vez concluido el juego, cuenta con la opción de New Game+, donde retienes la mayor parte de tus ítems en una partida nueva con una dificultad incrementada, siendo esto algo que From Software manejo desde un inicio y que se hereda de Demon Souls, dando una razón más para continuar jugando una y otra vez. Sin embargo, toda esta progresión que puede sonar complicada, es inexplicablemente divertida al imaginar cómo puedes mejorar tu personaje dependiendo de cómo inviertas tus almas y regresar a lugares iniciales y matar de un solo golpe a los enemigos, es infinitamente gratificante.

En este mundo no estás solo, tienes la ayuda de todo jugador en línea con la presencia de mensajes regados por el mundo con tips, bien puede haber una escalera imponente frente a ti y la incertidumbre de “¿Qué hay arriba?” puede disiparse por un mensaje de un jugador indicándote que hay un jefe o un enemigo complicado, en ocasiones, encontraras una que otra técnica para derrotar a los enemigos o alertarte ante la presencia de trampas. A través de ítems especiales, puedes invocar la ayuda de jugadores para derrotar a un jefe dejando un simple mensaje y combatirlo en equipo, pero este privilegio tiene un costo, ya que solo puedes invocar o ser invocado si estas en forma de humano. Además, puedes invadir el mundo de otro jugador y eliminarlo quedándote con sus almas, pero, ellos también pueden hacerlo y tirar a la basura el tiempo que has estado jugando. Esta temática, une perfectamente el modo de 1 jugador con el multiplayer, sin ser intrusivos para quien quiere experimentar este monstruo por su cuenta.

Pero todo gigante en ocasiones tiene un punto débil y esta no es la excepción, a veces el juego tiene una baja de “frame-rate” y se alentar por la cantidad de objetos en el mundo, principalmente en Blight Town, donde no solo hay enemigos por doquier que pueden envenenarte sino caídas inminentes y un pantano en el fondo que puede envenenarte, esta baja merma considerablemente la experiencia en este lugar, volviéndolo más difícil y complicado, no es injugable, pero si tienes un enemigo más que no está en el nivel, sino en el mismo diseño del juego.

En cuanto a “bugs”, no puedo mencionarles que son influyentes, ya que tú mismo te puedes ver beneficiado por ellos, con espadas y lanzas que traspasan paredes o enemigos que mueren con una sola flecha o espadazo activando un pequeño error de programación que beneficia al jugador, sin embargo, estos enemigos bien pueden derrotarse de manera normal, por mi parte, quise ahorrarme este trabajo y frustración y recurrí a ellos.

Indudablemente, Dark Souls es un juego que te absorberá en su atmosfera, te tendrá intentando “una vez más” pasar por un corredor o matar a un jefe, al punto en que te darás cuenta que tu hora de dormir paso hace ya más de 1 hora, el ligero error de Frame-rate es muy olvidable una vez que te metes de lleno en la experiencia y te sentirás en las épocas del NES, cuando los videojuegos eran duros y difíciles a propósito, justamente como este juego.

Con su amplia campaña, gameplay inmersivo y alta rejugabilidad, este es un titulo que no debes dejar pasar si te gustan los retos, ya que seguirás jugándolo en próximos años disfrutandolo una y otra vez.

Análisis Cuantitativo: 9.5 (Un juego con ligeros errores de desarrollo que pueden afectar no a todos, pero que no demeritan la experiencia completa del juego en cuestión y pueden ser olvidados)

Sobre El Autor

Psicólogo de día, Videojugador de noche. Mi humor es negro y estúpido, pero serio cuando se tiene que ser. El día que Nintendo saque un StarFox con Multiplayer, dejo de ser una persona socialmente productiva. Twitter @Kojyneox