¿Qué juegos verdaderamente te han dado genuino miedo? (actualizado con leyendas de @lfredoca)

Hay miles de juegos que claman pertenecer al género de terror, pero pocos logran verdaderamente asustar al jugador, Alfred Hitchcock -recuerdo leí alguna vez y no recuerdo donde- dijo “No hay terror en el bang, solo en la anticipación de este”. Con esto, el maestro da a entender que en verdad lo que da el temor, es la incertidumbre y la ansiedad generada por un evento el cual no podemos predecir, por esta razón me baso para definir lo que a mí me ha dado un verdadero miedo en los videojuegos.


Silent Hill

Recuerdo que 2 amigos me habían recomendado este juego, el cual se asemejaba a Resident Evil (según ellos), lo pedí prestado y emule en mi vieja computadora que a lo mucho jalaba ese emulador viejo de PSX, mientras yo esperaba una festival de zombies para matar a diestra y siniestra, poco a poco me fui dando cuenta que me habían timado cual dama de sociedad en la época Victoriana, ya que zombies no encontré, solo un pueblo desolado lleno de neblina y sin nadie con quien hablar. Que iluso fui.

Mientras más avance la algo que me lleno de terror era como funcionaban la radio y la lámpara, tu radio emana estática cada que un enemigo se encuentra cerca, si, suena a poca cosa, pero imagínense jugar en la noche, con audífonos y en un pueblo totalmente desolado con la música de Akira Yamaoka para adentrarte al ambiente del pueblo decadente de Silent Hill, recuerdo la primera ocasión en la cual esto me puso los nervios de punta, Harry Mason –el personaje principal- caminaba controlado por mi tranquilamente buscando un camino para continuar, cuando la estática comenzó a sonar, girando la odiosa cámara, no encontré nada en la vicinidad y seguí mi camino, mi sorpresa fue tal cuando el sonido de la radio era insoportable, mi corazón latía a mil por hora, intentaba voltear de la pantalla de mi pc y solo veía la obscuridad del cuarto (si, era medio masoquista) cuando de pronto volteo y veo una figura extraña descarnada y corriendo hacia mí, ingenuamente intente golpearlo pero solo lograba perder energía, decidí huir y correr de ese lugar.

Ahora imaginen, 2 de la mañana, obscuridad total acompañada solo de una luz proveniente de la pantalla de un monitor enchufado a unos audífonos que solo chillaban de estática mientras corría despavorido por un pueblo fantasma perseguido por una figura extraña y sin lograr derrotarla, debo decir, que morí de desesperación y miedo de no saber qué demonios hacer, el crescendo que se formó ante mi desconocimiento de lo que sucedería y el ensordecedor sonido de la estática fueron la receta perfecta para ponerme los pelos de punta. Si jugaste Silent Hill para PSX sabes de lo que hablo, actualmente, cualquier Silent Hill que juegue logra afectarme, precisamente por este agregado de la estática.

Cierto, y tenía una parte que se desarrollaba en una escuela. Abandonada. De noche.

Claro, no te preocupes por las enfermeras sin rostro, los llantos en el baño, no, lo importante es esa jodida silla de ruedas.

Claro, no te preocupes por las enfermeras sin rostro, los llantos en el baño, no, lo importante es esa jodida silla de ruedas.

Amnesia: The Dark Descent

Un pequeño juego indie que casi cualquier PC puede correr, es uno ejemplo perfecto de como engañar a los sentidos crea el mas perdurante efecto de terror. Si alguna vez se han quedado en su casa sin luz con solo la de una lámpara -o en el peor de los casos una vela- sabrá de lo que hablo.

Amnesia es justamente esto, un juego destinado y creado para generar el más puro terror en el jugador a base de lo desconocido. Comienzas tu aventura en una mansión con poca luz y poco a poco vas dándote cuenta que la luz es tu aliado más grande y tu peor enemigo; debes caminar por todo este castillo resolviendo uno que otro puzzle y buscando ítems que te ayudan progresar, pero no sin dejarte con los pelos de punta con los misteriosos ruidos que se escuchan en los cuartos, las puertas que en ocasiones se azotan sin que nadie esté ahí, el viento que entra cuando no hay ventanas, todo acompañado por un sonido envolvente donde tú mismo personaje lo expresa con gemidos y sonidos de preocupación.

No lo vez, pero estoy seguro que como en más de 4 ocasiones, tu personaje mojo sus pantalones.

Aqui tu personaje ya mancho sus pantalones 3 veces

Aqui tu personaje ya mancho sus pantalons 3 veces

El momento donde de plano tuve que dejar de jugar fue a la 1 AM, mientras estaba resolviendo puzles en Amnesia, llegue a una parte donde claramente escuchas que alguien corre hacia ti en un pasillo enorme, cuando lo sientes cerca de ti, volteas pero no hay nada y solo escuchas un portazo, con miedo me dirigí a revisar todas las puertas del lugar, literalmente temblando de miedo revise una por una sin encontrar nada, todo esto acompañado por la escases de luz, los efectos de la locura de mi personaje (la pantalla se distorsiona mientras más nervioso te pones) y la obscuridad de la noche hicieron la atmosfera perfecta para que cuando uno de mis hermanos llego a la casa y azoto la puerta de la entrada yo pegara el brinco de mi vida con mi corazón latiendo a mil por hora.

Toda una experiencia. Si gustas hacer el viaje, recomiendo jugarlo solo en la noche y con audífonos o sonido surround en tu cuarto.

Si ustedes buenos lectores, tienen una historia de un juego que les haya puesto los pelos de punta o pegar tal vez un grito o un brinco, compártanla en los comentarios celebrando este día de brujas, donde los espíritus hoy salen a jugar, y quien sabe, tal vez gusten de jugar videojuegos.

¿No creen?

a continuación @lfredoca nos elabora más con unos relatos perdidos en internet

Bueno, las siguientes dos leyendas las encontré gracias a @Kojy_Neox que nos dijo que contáramos alguna experiencia de terror con algún videojuego y la verdad es que casi no me gusta jugar este tipo de títulos, a menos que tenga que matar a unos cuantos zombies y no sea de suspenso como títulos de “Silent Hill”… pero eh de confesar que si me eh llevado algún susto con títulos como “Resident Evil” donde te salen los zombies de sorpresa y cosas así donde uno esta tan metido en la historia que de repente te sale algo sorpresa y te anda sacando el susto de tu vida… si no se han espantado con ningún título es porque no han jugado de noche con todo el volumen de la TV o con unos buenos audífonos y sin ninguna distracción, ya que así es como se debe jugar estos tipos de títulos… me han recomendado jugar los títulos de “Fear” pero la verdad es que con solo ver los gameplay del juego y ver que es una combinación de shooter, suspenso y terror digo paso hahaha (quizás algún día me anime a jugarlo)… ¿Para ti que títulos terror has jugado? pero no vale si los has jugado en el día, ya que con muchas tantas distracciones no te metes en la historia… XP

Ahora si los dejo con estas dos leyendas, que quizás no les dará miedo o ya las hayan escuchado, pero para estas fechas de día de muertos merecen la pena recordarlas…

La 1er leyenda es sobre “Polybius” el videojuego maldito:

Todos habréis escuchado alguna vez rumores o leyendas sobre videojuegos malditos que provocan en sus jugadores terribles efectos como ataques epilépticos, desmayos, pérdida de memoria o, en algunas ocasiones, incluso la muerte. Estos rumores suelen tener una base común, el videojuego más mítico y legendario de todos los tiempos “Polybius”.

La leyenda cuenta que el juego fue desarrollado por Ed Rottberg, diseñador en aquellos tiempos de Atari y creador del mítico Battlezone, entre otros juegos, entre los años 1979 y 1981, El árcade fue creado y distribuido por Sinneslöschen INC. Supuestamente por encargo del gobierno de los Estados Unidos. Se dice que el nombre de la empresa “Sinneslöschen”, que es una palabra alemana, se podría traducir a “perdida de los sentidos”.

En fin, la cuestión es que estas máquinas aparecieron de la noche a la mañana, en algunos salones recreativos de Portland (Oregón). La máquina era de color negro y como único adorno lucía el nombre en la parte superior delantera. Sólo tenía un botón y un joystick y en el juego, como novedad, en lugar de mover la nave para destruir a los atacantes, lo que rotaba era la pantalla alrededor de la nave. Los gráficos vectoriales estroboscópicos iban acompañados de brillantes luces de colores vivos y destellantes efectos lumínicos que atraían a los jugadores como la miel a las abejas.

Al día siguiente de su instalación ya había largas colas para poder disfrutar del psicodélico juego.

Pero tras las lucecitas de colores se ocultaba algo terrible. Una serie de mensajes subliminales que sucedían para afectar al subconsciente de sus usuarios, que por las noches sufrían terribles pesadillas despertando presas del pánico. Las pérdidas de memoria, alucinaciones auditivas, convulsiones o vómitos también se relacionaban con la terrible adicción que creaba la máquina en los que intentaban echar en ella, una partida.

Para adornar más el misterio de este árcade, algunas personas aseguraron ver como periódicamente, unos extraños hombres vestidos de negro acudían a los salones donde se encontraban la máquina tomando anotaciones sobre las puntuaciones más altas y, en algunas ocasiones, cambiando la configuración de las máquinas.

Un par de testigos aseguraron que estos señores se habían olvidado de salir del menú de opciones y que cuando miraron a la pantalla contemplaron atónitos cómo habían en el mismo parámetros tales como “índice de suicidio”, “terrores nocturnos”, “amnesia” o “alucinaciones auditivas”.

Sobre los mensajes subliminales que algunos jugadores aseguraron haber percibido, entre caras fantasmales que aparecían y desaparecían en milésimas de segundo, también había textos como “Kill Yourself” o pequeños cortes entre la música del juego en los que se oían frases como “¿Por qué me haces daño?”.

Se rumorea que un pequeño de 13 años cayó fulminado mientras echaba una partidita al Polybius y que todas las máquinas fueron retiradas poco después de su lanzamiento y que por ese motivo de su efímera estancia en los salones recreativos, no se ha conservado nada de ellas.

¿Leyenda urbana? Es más que probable, aunque no hay que olvidar que otros juegos como el Tempes de Atari, también producía unos efectos negativos como ataques epilépticos y que hoy en día, en algunos juegos se sigue advirtiendo de sus posibles efectos secundarios negativos. A esto podemos sumar la gran afición que tenían las empresas publicitarias y también el gobierno americano a introducir información subliminal en los medios visuales. ¿Podrían entonces haber realizado un pequeño experimento con este mítico videojuego?

Como curiosidad, en el capítulo 2 de la temporada 18ª de Los Simpson, se hace un pequeño homenaje a este juego, marcando la maquinita como “Propiedad del gobierno de los Estados Unidos”.

Si lo quieres probar solo pon en Google Polybius V.6.1 se puede jugar online o descargarlo… todo esto bajo tu propia responsabilidad claro esta hahaha

Para activar las opciones ocultas, una vez ejecutado el juego, y cuando ves la pantalla de presentación del juego, deberás pulsar “0″ (cero), así podremos acceder al menú de funciones “elevadas”. El código a introducir será: 35-34-31-54-12-24-45-43.

En estos menús se pueden configurar las diversas opciones “elevadas”, como los mensajes subliminales, los fondos lisérgicos, los sonidos sintetizados, los efectos “poltergeist”, así como activar los efectos pesadillas, sonambulismo, epilepsia, etc.

Aquí un reportaje sobre este juego maldito llamado Polybius

La 2da leyenda la encontré en un foro y el autor del Post es: SKYBLOOD

Es sobre la supuesta versión maldita del juego “Legend Of Zelda Majora’s Mask”, que nos cuenta la historia de dos jugadores, Jadusable y Ben, a continuación la historia:

Hace poco me fui a un dormitorio como estudiante de segundo año en mi universidad, y un amigo mío me regalo su antigua Nintendo 64 para jugar. Estaba contento de poder jugar a todos esos juegos antiguos de mi juventud que llevo sin tocar al menos una década. Su Nintendo 64 venía con un controlador amarillo y una copia de Super Smash Brothers, y no hace falta decir que no tarde mucho en aburrirme de vencer a IAs de nivel 9.

Ese fin de semana decidí dar una vuelta con mi coche por varios vecindarios a unos 20 minutos de mi campus, echando un ojo a los rastrillos de los garajes esperando hacerme con unos buenos juegos, a grandes precios, gracias a unos padres ignorantes. Conseguí una copia de Pokemón Stadium, Goldeneye, F-Zero y otros dos controladores a 2 dólares cada uno. Satisfecho, estaba preparado para abandonar el vecindario cuando preste atención a una última casa. Aun no tengo ni idea de por qué me atrajo, no vi coches en ella y solo había una mesa llena de basura pero algo me dijo que tenía que ir. Suelo hacer caso a estas sensaciones, así que salí del coche y un anciano me dio la bienvenida. Su apariencia era, a falta de una palabra mejor, inquietante. Era extraño, si me preguntas porque me inquietaba no sabría realmente señalar nada, pero había algo en el que me hacía permanecer alerta. No lo puedo explicar. Solo os digo que si no llega a ser por la tarde, y oyendo a otras personas de fondo, jamás podría haberme acercado a ese hombre.

Me sonrío con su mandíbula torcida cuando le pregunte lo que estaba buscando, e inmediatamente me di cuenta de que debía estar ciego de un ojo, el derecho, el cual mantenía una mirada perdida a la distancia. Intente forzosamente mantener la mirada en su ojo izquierdo, intentando no ofenderle, y le pregunte si tenía algún videojuego antiguo.

Cuando ya estaba pensando cómo podría pedir disculpas de buena manera si me dijera que no tenía ni idea de que era un videojuego, para mi sorpresa, me dijo que tenía algunos en una caja vieja. Entonces me aseguro que volvería en un instante y se fue hacia el garaje. En cuanto vi cómo se fue cojeando, no pude evitar darme cuenta de lo que estaba vendiendo. Sobre la mesa había unas… cuanto menos, pinturas bastante peculiares. Varias obras de arte que parecían manchas de tinta que un psiquiatra te mostraría. Curioso, las mire todas (estaba claro por qué nadie visitaba este garaje, no eran ni mucho menos una vista muy agradable). Cuando llegue al último, por alguna razón me recordó a ” Majora Mask ” -El mismo cuerpo con forma de corazón, con pequeñas estacas hacia fuera. Realmente, en mis adentros, pensé que, al haber albergado la esperanza de poder encontrar este juego en los rastrillos, alguna cosa Freduniana estaba proyectándose a sí misma en esas manchas de tinta, pero después de los eventos ocurridos no sabría decirlo. Debería haberle preguntado al hombre sobre ellas. Desearía haberlo hecho.

Después de mirar el dibujo que se parecía a la máscara, mire hacia arriba y vi como el hombre había vuelto de nuevo, como a un brazo de distancia, justo delante de mí, sonriendo. Admito que salte de forma refleja y sonreí nerviosamente cuando él me acerco un cartucho de Nintendo 64. Era un cartucho estándar, color gris, excepto que alguien había escrito Majora en el con permanente negro. Tenía mariposas en mi estómago tan pronto como me di cuenta de la coincidencia y le pregunte cuando quería por él.

El anciano sonrío y me dijo que podía llevármelo gratis, que había pertenecido a un chico de mi edad que ya no vivía en este sitio. Había algo extraño en cómo se expresó el anciano, pero realmente no le preste demasiada atención, estaba demasiado contento no solo de haber conseguido el juego, además había sido gratis.

Estaba un poco escéptico pensando que este cartucho no tenía ninguna garantía de funcionar, pero el optimismo me inundo cuando pensé que podría ser alguna versión Beta o Pirata del mismo y era más que suficiente para poder irme. Agradecí nuevamente al hombre y este me sonrío, despidiéndose de mi con buenos modales, para terminar diciendo “Adiós entonces” (Goodbye Then). Al menos eso me pareció. Todo el camino a casa estuve dudando, y pensé que el hombre había dicho algo más. Mis pensamientos fueron confirmados cuando arranque el juego (para mi sorpresa, funcionaba correctamente) y solo había un fichero, llamado simplemente “BEN”. Adiós Ben (Goodbye Ben), había dicho Adiós Ben. Me sentí mal por el hombre, obviamente tenía un nieto y estaba volviéndose senil, y por alguna le había recordado -de una forma u otra- a su nieto “Ben”.

Con curiosidad, eche un vistazo al fichero durante largo rato. Puedo decir que había llegado muy lejos -Tenia casi todas las máscaras y 3/4 restos de los jefes. Vi que uso una estatua de búho para guardar el juego, estaba en el día 3 en el Templo de la torre de piedra con algo menos de una hora para que la luna se estrellara. Recuerdo haber pensado que era una pena que hubiese llegado tan lejos en el juego, pero nunca lo hubiera acabado. Cree un nuevo archivo llamado “link”, como era tradición, y empecé el juego, preparado para revivir mi infancia.

Para un cartucho con tan mala pinta, estaba impresionado de lo fluido que funcionaba. Literalmente parecía una copia legal del mismo salvo por algunos problemillas aquí y allá (como algunas texturas donde no deberían estar, algunos flash aleatorios en intervalos cortos, no estaba nada mal).

Aun así, la única cosa que era un poco enervante era que algunas veces los NPC me llamaban “Link”, y otras veces me llamaban “BEN”. Supuse que era un bug -Un fallo de programación derivado de que nuestra partidas se hubiesen mezclado, o algo así. Estuvo molestándome un buen rato hasta que, cuando me pase el Templo de WoodFall fui a las partidas salvadas y borre el archivo “BEN” (Intentaba preservar este archivo por respeto al dueño original del juego. No es que necesitara dos partidas), esperando que esto resolviera el problema. Lo hizo, y no lo hizo, ahora los NPC no me llamaban nada, donde debía estar mi nombre había un espacio en blanco (el archivo seguía llamándose “Link” aun así). Frustrado, y con deberes por hacer, deje el juego por un día.

Volví a jugar al juego la pasada noche, consiguiendo las Gafas de la verdad y completando el Templo de la Cabeza de Nieve. En ese momento algunos de vosotros, jugadores más hardcore de La máscara de Majora, conoceréis el glitch de “El cuarto día” -Para aquellos que no pueden Googlear, hay que esperar a que el reloj este cerca de llegar a 00:00:00 en el día final y hablar con el astrónomo para mirar el telescopio. Si lo hacías en el momento correcto, la cuenta atrás desaparecería y podrías contar con otro día para terminar aquello que estuvieras haciendo. Decidido a hacer este glitch para terminar el Templo de la cabeza de Hielo, parece que me salió bien en el primer intento pues el cronometro de arriba desapareció.

Sin embargo, cuando pulse B para dejar el telescopio, en vez de recibir las gracias del astrónomo me encontré en la zona donde debía luchar contra el Jefe Majora al final del juego, en la arena, mirando fijamente al niño Calavera que flotaba en el aire. No había ningún sonido, solamente el flotando en el aire por encima de mí, y la música de fondo normal de la zona (seguía siendo inquietante). Inmediatamente mis manos empezaron a sudar, definitivamente esto no era normal, El chico calavera NUNCA aparece ahí. Intente recorrer la zona, y no importaba a donde fuera, el chico seguía moviendo su cabeza, mirándome fijamente, sin decir nada. Nada pasaba, y estuve así como unos sesenta segundos. Pensé que el juego estaba estropeado o algo así, pero empezaba a dudarlo.

Aparecí en una extraña versión Crepuscular de la ciudad Reloj. Camine hacia fuera (como normalmente harías cuando empiezas en el día 1) y me di cuenta de que todos los habitantes habían desaparecido. Normalmente, incluso con el glitch del “Cuarto Día”, sigues viendo a los guardias y el perro que corre fuera de la torre. Esta vez, todos habían desaparecido. Habían sido reemplazados por un sentimiento de que algo estaba fuera de lugar allí, en el mismo lugar que yo, y me vigilaba. Tenía cuatro corazones y el arco del Héroe, pero en este punto ya no me importaba mi avatar. De alguna manera, sentía que yo mismo estaba en peligro. Puede que lo más chirriante fuera la música -Era la canción de curación, retocada del mismo juego, pero tocada al revés. La música no paraba de hacerse más fuerte, haciéndote esperar que algo apareciera de repente delante de ti pero no pasaba nada, y el bucle constante empezó a hacer mella en mi estado mental.

En todas partes, oía de manera tenue la risa del vendedor de máscaras en el fondo, lo suficientemente débiles para que no estuviera seguro de si estaba oyendo cosas pero suficientemente alto para que mi determinación me obligara a buscarlo. Busque por las cuatro zonas de la torre del reloj, y no encontré nada… ni a nadie. Algunas texturas se habían perdido, la torre oeste del Reloj me hacía caminar en el aire, toda la zona parecía… rota. Sin esperanza de poder ser salvada. Cuando la canción de curación se repitió la que debió ser su 50a vez, aun me recuerdo permaneciendo en mitad de la torre Sur del reloj, dándome cuenta de que nunca me había sentido tan solo en un videojuego.

Mientras caminaba por la ciudad fantasma, no sé si fue por culpa de la mezcla de las texturas y atmosfera del lugar, unidos la música que me atormentaba, antes tranquila y pacífica, había sido distorsionada y destrozada, me sentía al borde de las lágrimas y no tenía idea por qué. Difícilmente he llorado alguna vez, pero algo me había agarrado y se unía al fuerte sentimiento de depresión que se me hacía tan extraño.

Intente huir de la torre del reloj, pero cada vez que lo hacía, la pantalla se volvía negra y me llevaba a otra parte de la torre. Intente tocar la ocarina. Quería escapar, no quería estar ahí. Pero siempre que tocaba la canción del tiempo o vuelo solo me decía “Tus notas resuenan a lo lejos, pero no ha pasado nada”. Para entonces, era obvio que el juego no quería que me fuera, pero no tenía ni idea de por qué quería mantenerme allí. No deseaba ir a los edificios. Sentía que ahí sería muy vulnerable contra aquello que me estaba aterrorizando. No sé por qué, pero me vino la idea de que era posible que si me ahogaba a mí mismo en el agua de la lavandería aparecería en otro lugar y podría salir de allí.

Tan pronto como pase la zona y fui al agua, ocurrió todo. Link se agarró la cabeza y la pantalla me lanzo un flash del vendedor de máscaras sonriéndome – no a link- y el grito del niño Calavera en el fondo. Tan pronto como la pantalla volvió estaba justo delante de una estatua de Link de las que aparecen tocando la Elegía de vacío (Elegy of emptiness). Grite tan pronto como esa cosa apareció detrás de mí, con esa horrible expresión en la cara. Me di la vuelta y corrí hacia la torre sur del reloj, pero para mí horror la maldita estatua estaba persiguiéndome, de una manera solo comparable con los Ángeles del Llanto del doctor Who. Siempre, en intervalos aleatorios, aparecía una animación que invocaba la estatua detrás de mí. Es como si estuviera persiguiéndome o-No quiero decirlo- atormentándome.

En ese momento ya estaba al borde de la histeria, pero en ningún momento se me ocurrió apagar la consola. No sé por qué, pero estaba envuelto en esto -El terror era tan real. Intente mover la estatua, pero literalmente aparecía justo detrás de mí en cada momento. Link empezó a hacer animaciones extrañas que nunca le había visto hacer, empezó a agitar sus brazos y tener espasmos aleatoriamente y la escena no paraba de cortarse para mostrarme de nuevo al vendedor de máscaras sonriendo, para justo después volverme a poner cara a cara con la maldita estatua. Fijamente corrí al dojo de los maestros de la espada, no sé por qué, pero en el pánico que sentía quería tener alguna certeza de que no me encontraba solo. No encontré a nadie, pero cuando iba a volverme para abandonar la zona, la estatua me arrincono en el cuchitril de atrás. Intente atacarle con la espada pero no había ninguna reacción. Confundido, y arrinconado, me quede mirando a la estatua esperando que esta me matara. De repente, la pantalla volvió a lanzarme un flash con el vendedor de máscaras y link, mirando fijamente a mi pantalla, permaneciendo de manera vertical como un reflejo de la estatua, mirándome junto a su copia. Literalmente, estaban mirándome a mí. Todo lo que había dejado atrás del cuarto muro estaba totalmente destrozado cuando salí del dojo, asustado. Y nuevamente, el juego me transporto a un túnel subterráneo y la canción de curación revertida paro como si me dieran un tiempo de descanso antes de que la estatua apareciera otra vez detrás de mí, esta vez, mucho más agresiva. Solo podía dar un par de pasos antes de que volviera a aparecer detrás de mí. Rápidamente salí del túnel y aparecí en la torre más al sur del reloj. Corriendo sin fijarme a donde, en un estado de puro pánico, se oyó por el fondo un grito y la pantalla se volvió oscura, y el texto “Amanecer de un nuevo día |||||” inundo mi pantalla.

La pantalla volvió a cambiar a negro y tras esto yo me encontraba en la parte más alta de la torre del reloj, con el Chico Calavera sobrevolándome nuevamente, en silencio. Mire hacia arriba, la luna había vuelto, y estaba justo unos metros encima de mi cabeza, pero el chico Calavera no paraba de mirarme, atormentándome, con su maldita mascara. Una nueva canción empezó a sonar – La canción del templo de piedra tocada en reverso. En un desesperado intento, equipe mi arco y dispare al Chico calavera, y conseguí darle como pude comprobar cuando hacia una animación en la que volvía hacia atrás su cuerpo. Le dispare otra vez y en la tercera flecha, un texto apareció, diciendo “Esto no te va a hacer ningún bien… jeeee, jeee”. Me levantaron del suelo, levitando de espaldas y Link empezó a gritar mientras empezó a arder en llamas que instantáneamente acabaron con su vida.

Di un salto cuando esto pasó. Nunca había visto este movimiento usado por NADIE en el juego y el mismo Chico calavera no tiene ningún movimiento. Cuando la escena de muerte apareció mi cuerpo muerto seguía en llamas, y el Chico calavera se rió mientras la pantalla se descoloría a negro otra vez, solo para volver a aparecer en el mismo sitio. Decidí cargar contra él, pero volvió a pasar, el cuerpo de Link fue elevado por alguna fuerza misteriosa e inmediatamente fue rodeado por las llamas. Esta vez durante la escena de muerte, volvió a sonar la canción de curación revertida. En mi tercer (y último intento) me di cuenta de que ya no había música, y que solo un silencio fantasmal me acompañaba. Recordé que en el encuentro original con el chico calavera debías tocar la ocarina para volver en el tiempo o invocar a los gigantes. Intente tocar esta canción pero antes de que tocara la última nota, el cuerpo de Link fue engullido en llamas y murió.

Cuando la escena de muerte estaba cerca de acabar, el juego empezó a fallar, como si el cartucho estuviera intentando procesar demasiado de… algo y la escena volvió. Fue la misma escena que las tres veces anteriores, excepto que Link yacía muerto de una manera que nunca había visto en el juego, con su cabeza inclinada hacia la cámara, y el Chico Calavera flotando sobre él. No podía moverme, no podía presionar ningún botón, todo lo que podía hacer era fijarme en el cuerpo muerto de Link. Después de unos treinta segundos así, el juego simplemente se descolorió con el mensaje “Te has encontrado con un destino terrible, ¿No es así?”, antes de enviarte de nuevo a la escena de título.

De nuevo en la pantalla de título, mientras reiniciaba el juego, me di cuenta de que mi archivo ya no se estaba. En vez de “Link” había sido reemplazado por “TU TURNO” (YOUR TURN). “TU TURNO” tenía 3 corazones, 0 máscaras y ningún objeto. Seleccione “TU TURNO” y tan pronto como lo hice, me enviaron de vuelta a la escena en la punta de la torre del reloj con Link muerto y el Chico Calavera sobrevolándole, con su risa sonando una y otra vez. Rápidamente pulse el botón de reset y cuando el juego se inició de nuevo, había un nuevo archivo debajo de “TU TURNO” llamado… “BEN”. La partida de “BEN” había vuelto tal y como estaba antes de que la borrara, en el templo de piedra, poco antes de que la luna se estrellara.
Para entonces había apagado el juego. No soy supersticioso pero esto me ha jodido incluso a mí. No he jugado en todo el día, dios, ni siquiera he dormido esta noche. No paraba de oír la canción de curación revertida y no paraba de recordar el sentimiento de terror cuando recorría la torre del reloj. Me subí al coche y volví a la casa del anciano dispuesto a hacerle unas preguntas con un compañero mío (De ninguna manera iba a ir allí solo) solo para encontrarme con un cartel de se vende delante, y cuando toque la puerta, nadie me contesto.

Ahora estoy de vuelta, escribiendo el resto de mis pensamientos y grabando lo que paso, lo siento por algunos errores gramaticales. No he dormido nada. Estoy aterrorizado con este juego, más ahora que he escrito por segunda vez esto entero, pero siento que hay algo más de lo que el ojo ve, y algo me está llamando para investigarlo más a fondo. Creo que “BEN” tiene algo que ver en la ecuación, pero no sé cómo, y si puedo reencontrarme con el anciano entonces podré conseguir algunas respuestas. Necesito otro día para recuperarme antes de enfrentarme a este juego de nuevo, ya se ha llevado por delante parte de mi cordura, pero la próxima vez que haga algo grabare mi trabajo todo el rato. La idea de grabarlo solo se me ocurrió al final, así que solo podéis ver los últimos minutos de lo que he sufrido (incluyendo el chico calavera y la estatua elegía) pero está en YouTube.

Voy a estar en este thread por un poco más antes de que caiga dormido para responder las preguntas y con esperanza de escuchar vuestras ideas o teorías para ayudarme a lanzar algo de luz sobre el asunto o quizás algo que pueda intentar. Creo que mañana usare el archivo de “BEN” para ver qué pasa, puede que haya debido hacerlo todo este rato. No creo en lo paranormal, pero esto esta jodiendome, puede que este BEN sea un gran hacker o programador. No quiero oír sobre alternativas que me digan que no lo es.

Interesante historia verdad espero les haya gustado les dejo algunos videos por si no creen MUAJAJAJAJAJA.


Sobre El Autor

Psicólogo de día, Videojugador de noche. Mi humor es negro y estúpido, pero serio cuando se tiene que ser. El día que Nintendo saque un StarFox con Multiplayer, dejo de ser una persona socialmente productiva. Twitter @Kojyneox

  • Didijl

    Que enfermedad tan grande, dejar que un juego te separe de la realidad no solo para entretenimiento, sino para perder el tiempo tontamente y ademas confundirte tanto que te de miedo…muy mal…muy mal

    • ¿Perder el tiempo tontamente??? ¿Tienes 56 años o algo así?

    • Hibari Kasuga

      HAHAHAHA, has de ser nuevo *pats*

  • yo me acuerdo que este mismo año, el juego que me hizo sentir sicosis es SIREN y manhut un poco, pero ese tiene un pesimo control así que su miedo es opacado por el enojo que te va acausar que te descubran los asesino, por su pesimo control.

    SIREN no, siren es diferente, no solo no sabes que hacer de cajon, sino que de la nada empiezas a ver lo que ven los enemigos, desde donde esten, puedes ver si estan cercas o si te estan viendo y asechando, es perturbador y enfermiso. 

  • wao no le entendi ala de zelda T.T pero la de sai lent hill me dio miedo

  • ahh la de polybius me puso los pelos de punta ¿pero como wtf un juego pueda causar tanta mierd@?

  • nanana

    alguien vio los videos?