Hironobu Sakaguchi dijo hace algún tiempo, que trabajaría en The Last Story como si este fuera su último juego. Si esta fuera su ultima obra ¿se retiraría como los grandes o su trabajo final pasaría a la obscuridad? Lee más para averiguarlo.

• Consola: Wii
• Fecha de lanzamiento: 24 de Febrero 2012 (Europa), 19 de Junio 2012 (América)
• Desarrollado por: Mistwalker y AQ Interactive
• Precio: 29.99 Euros, $999 pesos (estimado)
• Controles disponibles: Wiimote + Nunchuck y Wii Classic Controler Pro (utilizado)

Analisis Cualitativo

The Last Story te lleva en un viaje a través de la isla Lazuli controlando a una banda de mercenarios cuyo fin es convertirse en caballeros del reino, consiguiendo trabajos por doquier en áreas grises de la moral que solo se le permiten a estos individuos. La historia comienza en una misión para el conde de Arganan, miembro la familia que reina la isla antes mencionada. Pese a ser una misión normal, esta se complica y termina brindándole a nuestro héroe, Zael, “the power of the outsider”.

Inmediatamente a poco de iniciar el juego, te encontraras con un tutorial que explica los controles dentro del sistema de batalla, el cual es totalmente activo, brindándote libre movimiento en el área de batalla. Zael es quien estará siempre en tu control, a menos que una situación de la historia requiera que otro de tus aliados tome el mando.

Los demás personajes son controlados por la inteligencia artificial, mientras mas se progresa en la historia, se da acceso a los comandos individuales, donde se puede indicar a un personaje que tiene que hacer. Estas ordenes no pasan de “atacar” o “usar magia”, aunque inicialmente limitante, no decrementA la experiencia de batalla. En otras ocasiones, puedes dar un comando para destruir una parte del ambiente y causar mucho daño al enemigo. Si bien estas situaciones están dentro de la narrativa del juego, no pasa de ser una opción mas de como desenvolverte en la pelea, pero al lograrse, es satisfactorio ver como una destrucción ambiental afecta a los enemigos de gran manera.

Los ataques se realizan en automático, opción que puede ser cambiada a manual. A mi me fue un poco incomodo no poder controlar la manera en la que ataca mi personaje. Aunque este en automático, hay ataques especiales que deben ser activados por el jugador, ya sea presionando un botón por un determinado tiempo, correr a una pared para realizar un ataque vertical o esconderse en el entorno para dar un golpe fulminante a los incautos que pasen por tu camino.

Algo Nuevo para el genero, es la manera en que se maneja la “muerte” dentro de la pelea. Cada miembro tiene 5 vidas y puede ser revivido ese mismo número de veces pero al ser derrotado una sexta vez, este personaje queda inutilizable por el resto de la batalla. Algo innovador, ya que elimina por completo la necesidad de ítems curativos en batalla los cuales son inexistentes, esto sustituido por magia curativa la cual sirve tanto para curar como para eliminar estados adversos.

El sistema de batalla si bien es innovador y fomenta la estrategia con preparación previa y un poco de stealth, tiene sus defectos muy marcados. La cámara tiene un defecto terrible de perderse en primera persona, ya que toma la posición del personaje como el punto de vista y no la dirección en la que este posicionada la cámara. Esto quiere decir, que si tu personaje esta de espaldas a un enemigo, pero la cámara fija en el, al intentar verlo en primera persona para ver su punto débil, veras a la pared y no al enemigo, por lo que debes de reposicionarte frente al eL para tenerlo en la mira.

Cuando la acción es extrema y los enemigos inundan la pantalla con sus ataques y magias hay una considerable perdida del frame rate, llegando a bajar tanto que se dificulta seguir la pelea de manera fluida.

Pero un RPG no se sostiene solo de los hilos del sistema de batalla, la historia es lo que da vida y te mete de lleno en el mundo que los desarrolladores crearon. Este mundo es pequeño , solamente puedes accesar a diferentes áreas conforme avanza la historia, pero puedes regresar a ellas para re-explorarlas.

El castillo de Lazuli sirve como la principal y única ciudad en el juego que se encarga de brindarte todos los servicios conocidos en un RPG. Compra/venta de armas, ítems misceláneos para sub-quests y otros que sirven para cambiar el color de tus ropas y armadura. Además cuenta con una arena donde se compite contra carios enemigos por dinero e ítems y te beneficia con experiencia extra.

La exploración es mínima, no hay bastas planicies llenas de enemigos ni mucho menos montañas para escalar en un mapa abierto. Como mencione arriba, El castillo sirve como un mundo HUB, donde al ir progresando en la historia se abrirán nuevas áreas del mundo y el mismo castillo para explorar. Bien esto puede parecer aburrido y monótono, pero los parajes que encuentras mientras avanzas son bastante variados, partiendo desde cuevas grises hasta montañas llenas de lava con enemigos esperando chocar acero con acero.

En un punto, el juego te “engaña” al darte un barco, si en otros títulos esto es un sinónimo a amplia exploración, aquí solo sirve como una pieza que lleva adelante la trama del juego.

Hablando de la trama, todo se desarrolla a través de mas de 40 capítulos de duración variante. La historia es un tanto hueca, ya que no hay un inicio ni un fin aparente, pero da a entender perfectamente sobre la guerra entre 2 naciones. El punto fuerte y bastante remarcable de ella, son los personajes. Estos van creciendo a través de la historia asi como la relación entre ellos, si bien en un inicio comienzan siendo una banda de mercenarios desconocida para el jugador, poco a poco estos van intentando que el jugador se preocupe y encariñe con ellos. Tiene un tono aun mas maduro que otros juegos del genero en esta generación, no tanto por la trama en general, sino como dije, por las relaciones y el desarrollo de personajes.

La historia no esta mal contada ni nada por el estilo, es solo la manera en como se lleva, la cual nunca termina de ser blanda. Hay un inicio y un final muy marcados pero carece de un climax narrativo. Hay situaciones donde la historia toma un giro mas obscuro de lo habitual, si bien impactan en su momento, solamente uno de ellos verdaderamente genero un impacto en mi.

Se nota el empeño que el equipo de desarrollo metió en la historia ya que el elemento de fantasía esta marcadamente limitado y las situaciones que presenta sen ven bastante reales y que podrían suceder en un contexto militar, pero no pasa de ser “una historia mas” en un RPG, que si bien no mueve las fibras de nadie, es muy disfrutable de inicio a fin.

Algo que debo de remarcar y que disfrute mucho es la ciudad de Lazuli, esta tan bien creada que parece una ciudad viva y donde solo estas de visita. No puedes irrumpir en la casa de todos y robar sus cofres de dinero, no, aquí estas limitado solo a tiendas y comercios, dando una vibra más real.

Otra cosa agradable para mi fue el sistema de “upgrade” de armas y armaduras, aquí pueden subirse de nivel, inicialmente con dinero y posteriormente con ítems. En otros títulos llega a ser un tedio buscar por todo el mundo los materiales necesarios, pero aquí, pueden encontrarse durante la historia o en la arena, facilitándolo mucho.

Hablando de las armas, aquí el cambio no solo es de parámetros de fuerza y defensa, sino un cambio estético tanto de armas como de armaduras. Si la espada que tienes un inicio parece muy genérica, poco a poco las armas que encontraras serán muy diferentes y darán un sentimiento de mucho mas poder. Las armaduras por su parte, generan un cambio en la vestimenta del personaje, en varias ocasiones me encontré removiendo ciertas armaduras pues no me gustaba como se veían vestidos. Bastante divertido y mas si agregas la posibilidad de cambiarles el color.

Como primicia en un RPG, el juego cuenta con un modo en línea divido en 2, peleas en equipo contra un enemigo y peleas en entre varios contrincantes. El modo se siente un poco “metido a la fuerza” pero es bastante entretenido, al menos el modo de todos contra todos, donde puedes utilizar una amplia variedad de personajes del juego. El otro modo, donde combates contra monstruos, presenta la enorme dificultad de requerir mucha comunicación entre jugadores, pero por desgracia, el juego no soporta wii speak y necesitas crear un grupo, al menos en Skype, para lograrlo. .

En conclusión, The Last Story es un buen RPG que se nota fue armado con tiempo y cariño por parte del equipo de desarrollo, ninguna parte se siente echa solo porque si. Musicalmente el señor Uematsu participa en el Score del juego, brindando tonadas que acompañan cada una de las cinemáticas y los entornos de manera majestuosa. Los pequeños errores de cámara pueden ser pasados por alto por un combate entretenido y activo que nunca descansa. Una historia un poco pobre en contenido pero rica en relaciones inter e intra personales es lo que nos deja este titulo del señor Sakaguchi. Si este fuera su ultimo trabajo dejaría un pequeño hueco, ya que trabajos previos de él han sido narrativamente mejores, pero aun así, es un muy buen titulo para quien guste una formula diferente al RPG acostumbrado.

Calificación cuantitativa: 8.0 (Un juego bueno, pero no brilla por completo a causa de decisiones durante el desarrollo, pese a esto, es muy disfrutable la experiencia completa)

Sobre El Autor

Psicólogo de día, Videojugador de noche. Mi humor es negro y estúpido, pero serio cuando se tiene que ser. El día que Nintendo saque un StarFox con Multiplayer, dejo de ser una persona socialmente productiva. Twitter @Kojyneox