Foto: Ejemplo de vida de atleta

Torch for Gaming es una petición en línea que busca la inclusión de los videojuegos como parte de la celebración deportiva en cada olimpiada. El sitio establece que los videojuegos son “más difíciles que patinaje de hielo, más rápidos que el nado sincronizado y más relevantes que el curling”.

Argumentan por igual, que los videojuegos promueven la Amistad, igualdad, solidaridad, fair play, responsabilidad social, respeto a la universalidad de principios éticos y una combinación de desarrollo físico y mental.

En papel esto suena maravilloso y tan fantástico, todos listos para esperar a la federación Coreana Pwnear en Starcraft y la Rusa demostrar la superioridad del Vodka con Counter Strike en Rio 2016. La realidad, es mas cruda y amarga que una cucharada de semen con limón y sal.

Los videojuegos son videojuegos, las películas son películas y los deportes son deportes, así de sencillo.

Los videojuegos son un medio de entretenimiento virtual, el cual te permite ponerte en los zapatos de varios personajes, un caballero medieval con magia guturual, un aventurero psicópata que bromea cada que mata a sus enemigos y porque no, un competidor olímpico bigotudo de overall rojo.

Mientras estas fantasías son posibles en la comodidad de tu sofa, otros tienen la fantasía sexual de recibir felaciones del equipo entero de nado sincronizado de Suecia mientras saca Killstreaks en Halo.

Las olimpiadas son la celebración mundial a la excelencia deportiva, una competencia armonica entre atletas. Individuos que han impulsado su físico al limite de lo humano para ser los mejores en su campo. Es entonces un absurdo, querer comparar la dedicación de un deportista en alguna disciplina al de un videojugador.

Mientras el primero pasa horas en un gimnasio o pista de entrenamiento partiéndose la madre y llevando una rutina de alimentación y ejercicio mas apretada que los pantalones de Yoga de una gorda, el otro se encuentra sentado en un sofá mientas bebe mountain dew y abre porno en 3 pestañas diferentes, masturbándose violentamente al son de sus disparos e insultos raciales a sus oponentes.

Para que un deporte sea considerado evento olímpico debe de pasar por 7 criterios del comité olímpico internacional: historia y tradición del deporte, universalidad, popularidad, imagen, salud del atleta, desarrollo de la federación internacional que gobierna ese deporte y costos de llevarlo a cabo.

Tomando en cuenta los puntos anteriores, la petición ya puede irse yendo al carajo. Los videojuegos solo cuentan con 2 de ellos, popularidad y universalidad. No, los 30 años de trayectoria no cuentan y de tradición ni hablemos, el mundo aun ve al videojugador como el gordo que se encierra en su cuarto mientras se sofoca al llenarse la mano de Doritos y ni que decir de una federación que regule los torneos, ya que aunque hay muchos por todo el mundo, no hay un organismo central que regule todos al unisono.

¿Costos? si sumamos la consola/pc, el coste de luz, servicio de banda ancha, comestibles para los “atletas” y el inmobiliario; esto saldría mas caro que erradicar el SIDA en Brasil pagando con hielocos generación 1.

Si así nos ve Southpark, imagínense

Si así nos ve Southpark, imagínense

La chaqueta mental de estas personas es simplemente un grito al cielo desesperado por reconocer a los videojuegos como algo socialmente aceptable. Se agradece el esfuerzo, pero mejor dedicarse a algo más productivo que llorar porque de pequeños se burlaban y los hacían a un lado por esos “gustos raros”.

Si en verdad quieren ganar una medalla olímpica y que los palmee en el trasero Bruce Willis, aprendan de Kōhei Uchimura, empleado de Konami y medallista de oro en los pasados juegos londinenses. Este salió a la calle a darse en la madre en gimnasia y su esfuerzo se vio recompensado con 3 medallas. Esos callos en las manos del “mouse y teclado” no cuentan (y la porno de enanos en el drive indican lo contrario).

Pero bueno, de seguro ellos quieren lo que sucede en la villa olímpica, sexo furioso y desenfrenado en los dormitorios con suplemento ilimitado de condones.

Sobre El Autor

Psicólogo de día, Videojugador de noche. Mi humor es negro y estúpido, pero serio cuando se tiene que ser. El día que Nintendo saque un StarFox con Multiplayer, dejo de ser una persona socialmente productiva. Twitter @Kojyneox