Tenemos la reseña de Need For Speed Most Wanted, en su versión para PS Vita.

 

Plataforma: PlayStation Vita

Fecha de lanzamiento: 30 de octubre 2012

Desarrollado por: Criterion Games

Publicado por: Electronic Arts

Precio: $699 pesos (Aproximadamente)

 

Análisis Cualitativo:

Si un videojuego de automovilismo como Need For Speed no saliera cada año, quizás no nos aburriríamos tan rápido, hay géneros que muchos perciben que deberían esperar un poco más en lugar de una secuela anual, pues el avance que presentan es pobre, limitado, algo que ha hecho EA para evitar esto es cambiar los desarrolladores, y en realidad en los últimos años cada entrega de la saga parece un videojuego diferente. NFS The Run se sintió muy distinto al último Hot Pursuit o NFS Shift.

 

Situación distinta han sido las entregas de racing games para consolas portátiles, nunca han sido parte aguas de los dispositivos, ni han sido killer aps de estas, muchos se sienten muy similares, y fuera de los videojuegos de Mario Kart, o la limitada aparición de Gran Turismo para el PSP, la mayoría de los videojuegos de carreras en las consolas portátiles pasan sin pena ni gloria.

 

Con este videojuego se esperaba que la situación fuera completamente distinta. El desarrollador era el mismo que las versiones de consola, Criterion Games, que hasta el día de hoy no ha lanzado un juego que no valga la pena jugar, o sea muy mal recordado. Ellos decidieron, y promocionaron el hecho de que harían lo mejor posible en el traslado a la consola portátil, mucho se dijo en entrevistas que el juego era igual a la versión de consolas, inclusive se menciono que no habría mayor diferencia fuera del “trafico” en el juego. Ahora que he podido jugar y terminar la versión de consola, les traigo mis impresiones.

 

Al iniciar el juego es muy notable el esfuerzo de la compañía, la consola de PlayStation Vita ha luchado por mostrar el verdadero potencial que mencionaron en su anuncio y lanzamiento, el supuesto poder equivalente a un PlayStation 3. Y este juego seria el ideal para mostrar ese potencial, mismo desarrollador, mismo juego, estructuras de programación muy similares. Entonces al comenzar a jugar se nota esto, los valores de producción son altísimos, es una adaptación notable en muchos aspectos, los gráficos podrían ser los mejores del Vita hasta ahora, sonidos, ciudad, autos, efectos de luz y ambientación se mantienen de manera increíble, aunque no exactamente como en las consolas caseras, la diferencia gráfica si se nota, efectos, partículas, numero de polígonos, definición de texturas, y mucho del encanto en las consolas mayores es su realismo gráfico aunado a su modo de juego arcade; pero seamos sinceros, nadie creyó realmente que el Vita era equiparable a un PS3, así que es entendible, para ser un esfuerzo en portátiles probablemente los gráficos sean los mejores vistos hasta ahora en una consola portátil.

 

El juego es igualmente fiel, la jugabilidad, carreras, inclusive tiene carreras exclusivas, automóviles, ciudad, se mantienen intactos, las carreras son emocionantes, la jugabilidad se mantiene muy similar a la de su antecesor Burnout Paradise, perdón, Need For Speed Most Wanted original de la generación anterior, lo emocionante que ha sido huir de los autos más potentes que la policía imagina tener, en otros autos igual de potentes. En ese sentido el juego es divertido y no decepciona. Hay algunos problemas de Frame Rate cuando hay muchos autos en pantalla, o muchos policías te persiguen, pero no al punto de volverse injugable. El sonido es fiel, con unos buenos audífonos, e inclusive en las bocinas del Vita son agradables, las comunicaciones de radio de la policía, choques, motores son divertidos.

 

El problema no es la conversión, no es el apartado técnico, no es la potencia de la consola, es el hecho de ser un videojuego pensado para disfrutarse en una pantalla, con sonido sorround, quizás con un volante; en consolas portátiles los videojuegos de carreras no han despegado, al menos a excepción de Mario Kart, pero sabemos las diferencias que representa una consola de Nintendo, y lo que Mario Kart representa para su librería.

 

El juego aburre rápidamente, no se vive en la intensidad que se viven los de consolas, es limitado en cuanto a tráfico, y eso limita las emociones, los choques y la destrucción que representa el correr un Mitsubishi Lancer Evolution X a toda velocidad contra un LEXUS LFA, y entonces el juego pierde mucho de la emoción original planeada. Hay también problemas con la dificultad, con los sticks de Vita que, si bien son cómodos, no permiten una movilidad tan “brusca” como estos juegos necesitan en sus hermanos mayores.

 

Si lo que buscas es un juego de carreras “para llevar” no busques mas, no lo quieras comparar con sus versiones caseras o de PC, pero es definitivamente muy divertido, y fácil de jugar, a diferencia de la mayoría de “Racing Games” en smartphones o tablets, que se sienten todas iguales al jugar con giroscopios, o se vuelven injugables con “botones virtuales. Aun así, tiene errores que ya no son aceptables dado el tiempo que la compañía tuvo al programar, y al querer lograr un juego igual de poderoso que su contraparte casera queda limitado; los consumidores de consolas portátiles prefieren experiencias propias, que exploten el hardware desde cero, no algo programado para un PlayStation 3 y luego diluido por limitantes técnicas. Y posiblemente tengas ante ti el mejor juego de carreras para el PlayStation Vita, por lo menos hasta que Polyphony Digital haga un segundo intento en Gran Turismo.

Análisis Cuantitativo:

7.5

(Un juego bueno, pero no brilla por completo a causa de decisiones durante el desarrollo, sin embargo, es una buena experiencia de juego)

Sobre El Autor

Médico Psiquiatra, alienista y psicopatólogo, amante de los videojuegos, ciencia, autos y de las cosas buenas de la vida, siempre fan de Half Life 2, The Legend Of Zelda y simuladores de autos. Sin preferencias sobre cualquier consola.