La venganza le sienta bien al enjambre de Zerg.

Ficha Técnica:

Plataforma: PC
Fecha de lanzamiento:
8 de Enero
Desarrollado por:
Blizzard Entertainment
Publicado por: Blizzard Entertainment
Precio:
$599 pesos (aproximado)
Características de PC:
AMD FX 6200, Radeon HD 7850 2GB, 8GB RAM

Análisis Cualitativo:

Después de que Jim Raynor (heroe del titulo anterio) eliminara la infección Zerg del cuerpo de Sarah Kerrigan en Wings of Liberty, el enjambre Zerg se encuentra disperso en varios planetas sin un líder. Kerrigan es sometida a varias pruebas por parte del príncipe Valerian, buscando que no quede ni una sola parte de Zerg en ella.

Este es el cambio más notorio con Wings of Liberty, donde Jim Raynor a pesar de ser el protagonista, nunca en verdad se jugaba con el y solo se le veía en los cinemas; Kerrigan es una parte integral del juego, permitiendo al jugador controlarla a la par que las demás unidades Zerg. Esto ayuda a agilizar el juego, ya que al ser una unidad casi invencible y con regeneración de salud rápida en muchas ocasiones podrá sostener un ataque en un punto del mapa mientras las unidades “menores” se encargan de otra.

La adición de Kerrian como personaje jugable agrega un ligero elemento de RPG, ya que al completar objetivos secundarios de misiones, elevan su nivel de poder a un máximo de 70, desbloqueando diferentes habilidades para ser usadas en cada misión.

Esto no rompe la formula de Starcraft, la mejora al darle al jugador un arma más para defender o atacar, dependiendo de la situación. Para balancear esto, casi todas las misiones tienen como requerimiento principal la sobrevivencia de Kerrigan.

Mientras Jim Raynor tenía el Hyperion como su centro de comando, Kerrigan tiene un Leviathan Zerg con dos individuos especiales: Izsha quien sirve como asesora de Kerrigan y Abathur encargado de las modificaciones genéticas. Ambos sirven para ampliar el concepto de que los Zerg no actúan de manera individual, sino el fortalecimiento y prevalencia de la especie a través de la perfección genética.

Con 27 misiones principales, el juego logra mantenerse fresco cambiando la estructura de la mayoría de ellas: juntar cierta cantidad de huevos de Zerg antes de que una reina los consiga, llevar a Kerrigan hasta una prisión para rescatar a un convicto o eliminar ciertas reliquias de partes del mapa. Una de las mejores implica invadir una nave Protoss con una larva Zerg hasta convertirla en una reina, capaz de crear unidades a partir de huevos.

Aunque en todos estos cambios sirven para mantener cierto dinamismo en la campaña, hay ocasiones donde la historia se torna algo aburrida y lenta por la manera en que se distribuye cada misión.

Mientras en Wings of Liberty se tenía la libertad para escoger las misiones de una selección de tres, aquí solo puede escogerse uno de dos planetas, cada uno conteniendo un número de misiones que siguen cierta narrativa y recompensan agregando una unidad nueva para usarse. Para progresar, deben de terminarse todas las misiones en esos planetas para viajar al siguiente, limitando un poco la libertad del jugador.

No es algo que rompa el juego, simplemente es molesto cuando un planeta es poco interesante y no se puede salir de el hasta que se terminen todas las misiones.

La mayoría de unidades que se agregan al enjambre pueden dárseles una de tres mutaciones antes de cada misión de manera gratuita, esto remplaza por completo el sistema de economía de la entrega anterior. Esta personalización de unidades no termina ahí, pues cada planeta tiene una misión que permite escoger una de dos mutaciones permanentes para una unidad. Estas sub misiones son muy cortas, pero sirven para explicar cada mutación nueva y decidir cual se acopla más a la manera personal de jugar de cada quien.

La campaña da un buen cierre a la historia de venganza y romance entre Kerrigan y Jim Raynor, dejando un nuevo villano para la última parte de la saga con Legacy of the Void, la campaña de los Protoss.

Después de terminar la historia principal, la transición al multijugador es muy sencilla; puede practicarse primero con la inteligencia artificial en 3 niveles de dificultad con lo que ubicara al jugador en una de las diferentes ligas basado en su habilidad, o bien, entrar de lleno contra otros jugadores.

Si son nuevos al universo de StarCraft, es extremadamente recomendable primero prueben sus habilidades con la I.A. si desean entrar al multijugador, ya que muchos de los jugadores no son tan pacientes como los enemigos de la campaña y mucho menos perdonan algún error.

Heart of the Swarm es una solida entrada en la franquicia de StarCraft, logrando mantener fresco el mismo sistema de juego que lo ha hecho famoso por tantos años. Esto en ocasiones conflictúa con la narrativa, pues obliga al jugador a terminar un orden especifico de misiones antes de continuar con la historia, que aun con sus altibajos, logra mantenerse interesante hasta el final.

Con más de 30 horas de juego en la campaña principal y un multijugador altamente competitivo, Heart of the Swarm no solo es una excelente entrada para el universo de StarCraft, sino un excelente título de estrategia en tiempo real que fans del genero no pueden dejar de pasar.

Análisis Cuantitativo:

9.5

(Un juego con ligeros errores de desarrollo que pueden afectar no a todos, pero que no demeritan la experiencia completa del juego en cuestión y pueden ser olvidados)

Sobre El Autor

Psicólogo de día, Videojugador de noche. Mi humor es negro y estúpido, pero serio cuando se tiene que ser. El día que Nintendo saque un StarFox con Multiplayer, dejo de ser una persona socialmente productiva. Twitter @Kojyneox