Si el cielo es el límite, ¿Qué sigue?

Ficha Técnica

Plataforma: PC (reseñada), PlayStation 3 y Xbox 360
Fecha de lanzamiento:
26 de Marzo de 2012
Desarrollado por:
Irrational Games
Publicado por: 2K Games
Precio:
$999 pesos (Playstation 3 y Xbox 360) y $750 pesos (PC)
Características de PC:
AMD FX 6200, Radeon HD 7850 2GB, 8GB RAM

Análisis Cualitativo:

Booker Dewitt es un investigador privado que tiene una deuda de juego cuya única forma para saldarla es viajar a Columbia, la ciudad en el cielo, y traer a Elizabeth de vuelta a Nueva York. Esta chica tiene la particularidad de ser hija del padre Comstock, dueño, regidor, sumo sacerdote y auto denominado profeta de dicha ciudad.

Esta ciudad es el sueño americano de 1912, una metrópolis lo más cercano a dios y un perfecto lugar para vivir para el blanco americano. Aunque inicialmente todo es bello y hermoso, poco a poco los problemas sociales se van revelando al progresar la historia. Columbia es una ciudad terrible para quien sea de alguna otra raza: negros, asiáticos e irlandeses son considerados ciudadanos menores y mera mano de obra para que la clase dominante blanca pueda gozar de todos sus lujos.

La mayor parte de la historia de Columbia es contada a través de pequeñas películas esparcidas por la ciudad y audios contenidos en una grabadora llamada “Voxaphone”. Estos audios aunque son totalmente opcionales, contienen información relevante, lo cual incentiva al jugador a buscar cada rincón por una pieza más del rompecabezas al pasado y presente de Columbia, nunca de manera intrusiva, siempre como una opción.

Antes de llegar a Elizabeth, Booker puede recorrer una gran porción de la ciudad a su antojo, llegando a una feria donde le es explicado al jugador como utilizar armas en una galería de tiro, conocer a los “Handy Man” (hombres combinados con maquina) y probar un tipo de magia llamada vigores. Esta introducción al combate es única y ayuda a la inmersión del juego, sintiendo como si uno estuviera en verdad de visita en Columbia y casualmente se topara con esta feria.

Después de cierto punto, Booker obtiene un “sky hook”, aditamento que le permite moverse por rieles alrededor de Columbia, treparse en ciertos ganchos y dar ataques cuerpo a cuerpo, dando muchas opciones para escapar y atacar a la policía que ahora lo persigue una vez que su misión es descubierta. Estos rieles permiten moverse de manera rápida por los entornos y en combate ampliar las opciones para atacar y/o escapar de enemigos.

La combinación entre armas y vigores crea un balance perfecto en el combate, cada uno complementando al otro. Pueden dejarse a enemigos levitando en el aire para tirarles un misil, o bien, electrificar un charco de agua para aturdir a un grupo, dejándolos presa fácil a cualquier arma. Aunque Booker esta limitado a cargar solo 2 armas, nunca se siente la necesidad de necesitar más, dejando a que el jugador experimente con la combinación de armas y vigores que más se acople a su estilo.

El juego brilla en verdad cuando Booker logra encontrar a Elizabeth, pues desde el momento en que se unen, ella deja muy claro que puede valerse por si misma en combate y no necesita protección. De esta manera, Elizabeth se convierte en un aliado, pues ella puede abrir “rupturas” en el mundo y hacer aparecer ítems o estructuras de la nada, siempre dejando al jugador escoger lo que mas le convenga. En otras ocasiones, Elizabeth encontrara ítems y con solo apretar un botón los lanzara desde donde este hacia Booker.

Elizabeth bien puede ser una de las heroínas más reales y mejor trabajadas en un videojuego, pues responde como una niña curiosa a cada cosa nueva que encuentra en Columbia y como una mujer madura cuando cuestiona los motivos de Booker, todo gracias al énfasis en las expresiones faciales su rostro, que reflejan de manera perfecta las emociones que siente en diferentes momentos. La relación entre ellos se siente real, pues progresa conforme la historia; mientras Booker tiene la fuerza física, Elizabeth tiene el intelecto y permite crear una relación de verdadero compañerismo donde uno no podría avanzar sin el otro.

Mientras Columbia es presentada como una ciudad colorida y llena de vida, esta comienza a volverse oscura y lúgubre cuando se desata una guerra civil entre los nativos de Columbia y la Vox Populi, la unión de todas las clases sociales menores. Toda esta progresión a la historia, le inyecta un trasfondo racistas, capitalista y religioso, inclusive haciendo una ligera critica  hacia la manipulación infantil hacia el servicio militar. Todo esto nunca es elaborado por completo, simplemente es una serie de eventos que suceden alrededor de la historia de Booker y Elizabeth, enriqueciéndola con cada nuevo evento y sirven como ventana a conflictos sociales reales de la época.

Mientras más se progresa en la historia, la trama se torna compleja y arroja más preguntas que respuestas, pero esto funciona en su favor, ya que logra mantener el interés del jugador para avanzar y nunca deja de perderse la curiosidad por “que sucederá después”. Entrar en detalle, seria arruinar el punto más fuerte de Bioshock Infinite, cuya historia es única y mantiene un deseo de acabar el título para conocer el final, pero a la vez, no deseando que toda la serie de eventos que inician con el primer pasó de Booker en Columbia terminen.

Existe un balance perfecto entre historia y combate, sintiéndose como dos partes de un entero, ya que mientras la historia progresa, los policías de Columbia dejan de buscar a Booker, siendo la Vox Populi quien esta tras la cabeza de ambos protagonistas. En ocasiones, los Handy Man harán una aparición moviéndose por todo el entorno de combate con ataques cuerpo a cuerpo que mandaran volando a Booker, en otras, robots con metralletas llamados patriotas estarán presentes y requerirán una estrategia diferente a los enemigos comunes.

Bioshock Infinite traza una línea entre videojuego y experiencia visual, haciendo que desde el primer momento en que Columbia se revela entre las nubes, el jugador quede atrapado en una ciudad majestuosa que invita a explorar hasta su último rincón; caminar por sus calles, visitar sus tiendas, escuchar a un cuarteto de barberia hacer una presentación en vivo abordo de una barcaza voladora o solamente detenerse para observar el paisaje. Lo único que haría falta, será poder oler los pays de manzana de los vendedores ambulantes o la brisa marina aérea de Battleship Bay (una playa flotante).

La experiencia no estaría completa sin Elizabeth, cuyo desarrollo la hace sentir casi humana y no solo como un personaje, sino una verdadera compañera.

Pocos títulos llegan a ser interesantes desde su inicio hasta su final, desde la búsqueda inicial por Elizabeth como la batalla final a bordo de un dirigible. Bioshock Infinite logra mantenerse fresco y contar una historia como pocas, mezclando hasta física cuántica sin complicar al jugador. Tal vez este no sea el título que redefina el género, pero será uno que dejará boquiabierto a mas de uno con cada fino y cuidado detalle, creando más preguntas que respuestas en su conclusión y un genuino deseo de vivir la experiencia una vez más.

Análisis Cuantitativo:

10

(Una experiencia que se goza de inicio a fin, en cuanto a perfección es lo mas cercano a ella  en este genero y en los videojuegos.)

Sobre El Autor

Psicólogo de día, Videojugador de noche. Mi humor es negro y estúpido, pero serio cuando se tiene que ser. El día que Nintendo saque un StarFox con Multiplayer, dejo de ser una persona socialmente productiva. Twitter @Kojyneox