Castlevania, el primero, el original, el que inició todo, ha sido relanzado en la E-Shop del Nintendo 3DS.

 

Ficha Técnica

Plataforma: Nintendo 3DS

Fecha de lanzamiento: Abril 2013

Desarrollado por: Konami

Publicado por: Konami

Precio: UDS $5

 

Análisis Cualitativo:

Hay juegos que son recordados por su dificultad (Ghost N´ Goblins), por sus logros técnicos (Crysis), por la historia (God Of War), por la simpleza del desarrollo (Minecraft), por lograr poner una marca en una consola (Halo), otros más por su éxito (Metal Gear Solid), algunos otros por la innovación que aportaron a la industria (Super Metroid), juegos que sobrevivieron años y cambios en la industria (Diablo II), videojuegos tan complejos que pocos entendieron (Jade Empire), algunos mas por lo mucho que prometieron y fallaron en entregar (E.T.) y aun mas, hay videojuegos de los que hay mitos de lo malos que fueron aunque pocos los han jugado en realidad (Superman 64); pero hay juegos que son leyenda, leyendas verdaderas, que aunque ni el éxito, ni la innovación, ni la dificultad, ni la complejidad, ni la supervivencia los marcaron, son juegos que están ahí por más que logros técnicos, sociales o  de ventas, están porque desde el inicio de los videojuegos han sobrevivido y han dejado una marca de afecto y apego en todos quienes los han jugado, pocos videojuegos tienen esta estrella: The Legend Of Zelda, Super Mario Bros, Doom, Half Life, Final Fantasy, Sonic, Street Fighter, Pac Man y Castlevania.

 Recientemente fue relanzado Castlevania para la E-Shop del 3DS, es un juego que tiene historia, tiene leyenda, tiene dificultad, tiene música… lo tiene todo, al menos todo lo que podías esperar de un videojuego de 8 bits en 1986.

 

Por el equivalente a UDS$5 puedes jugar en tu portátil una de las grandes franquicias jamás lanzadas, la primera de ellas. La premisa original no ha cambiado mucho en los juegos más recientes de la serie. El Clan Belmont, una familia de cazadores de vampiros, destinados a matar a Vlad Tempes “Drácula” con el Vampire Killer (su arma principal, un látigo ya mítico), el primer Belmont que jamás usamos: Simon Belmont, y aunque cronológicamente dista mucho de ser el primero, este fue el primer Castlevania lanzado.

 Debo mencionar que este no fue el primer Castlevania que yo jugué, un amigo tenía un Game Boy, y un día, en su casa me mostro un juego que para mí era increíble, tenias un látigo, era adictivo solo estar golpeando velas y candelabros, atacabas esqueletos, la música era… era… no sabía describirlo, en palabras de hoy diría… “nostálgica pero emotiva y al mismo tiempo genera emoción y valentía”. Castillo-algo se me quedo grabado, luego de Navidad me llego este juego: Castlevania.

Para la época de 8 bits el juego es bastante típico, un modo de juego en 2D, avanzas por varios niveles, la dificultad aumenta progresivamente, tus ataques generalmente se dirigen a la horizontal, avanzas de izquierda a derecha, tienes otras armas secundarias que obtienes al romper candelabros o velas y mantienes de conseguir “corazones”, Jefes muy difíciles al final de cada nivel.

 La historia es contada por texto principalmente, Drácula ha regresado, y el miembro en turno del Clan Belmont tiene que tomar su arma y todo el valor que la maldición le ha dejado para ir al Castillo de Drácula a enfrentarlo; la inspiración en criaturas del horror clásico se observa por todos los niveles: Vampiros, murciélagos, zombies, momias, medusas, la muerte. Te presentaban a los personajes como actores de una película de terror, los créditos así lo dejaban ver. Konami tenía desde entonces muy claro cuál era la marca de este juego.


Lo que hace a estos juegos únicos no es solo un aspecto, como ya lo mencioné al inicio, es la mezcla de un desarrollo que se nota fue realizado con cariño. La música es increíble, los MIDIS escuchados en cada nivel quedan resonando en tu mente durante días, los gráficos te hacen imaginar un castillo, ambientes terroríficos, caminos complicados, los sonidos resuenan como si de verdad estuvieras atacando a un ser maldito con un látigo, la dificultad te hará llorar, sufrir y querer lanzar, en esta ocasión, tu costosa consola portátil, pero no es injusta, sabes que si avanzas con cuidado y aprendes los patrones lograras avanzar. Aunque viendo lo que ha pasado recientemente con juegos como God Of War Ascencion, si eres un videojugador poco tolerante con la frustración… aléjate, aquí no habrá parches ni DLCs bajando la dificultad. Esto es un juego de 8 bits, no perdona. Son solo 6 niveles, no es un juego largo, pero la dificultad causara que tardes mucho, muuucho tiempo en acabarlo.

 La verdad técnicamente no hay nada que decir hoy en día, pero si regresas a 1986, es probable que la mayoría de los que lean esto quizás no hayan nacido todavía, era impresionante, los escenarios, el detalle, el NES daba para mucha creatividad, hoy necesitas motores gráficos súperdesarrollados, en esos días solo imaginación.

Esta pieza de historia, si aprecias los videojuegos por lo que son, el núcleo de estos: la inspiración, el cariño, la dificultad, el reto, la imaginación que estos despiertan en aquellas mentes ávidas de experiencias personales y dificultades altas, debes tenerlo. Los que buscan modas no tienen nada que hacer aquí.

 Calificar a un juego de este tipo es difícil, no es algo sencillo intentar entender como pasaría las calificaciones de hoy en día, quienes conocemos la evolución que tuvo la serie veríamos al equipo creador crecer y saber de lo que fueron capaces después, cómo evolucionó la saga, pero este, su primer logro, merece una buena calificación, creo que la única manera de calificar un juego así es por la diversión y la inmersión que logre en aquel que quiera atreverse a morir una y otra y otra y otra vez, pero sonreír cada vez que lo intenta.

Analisis Cuantitativo:

9.0

Conoce el juego que inició la leyenda.

 

Sobre El Autor

Médico Psiquiatra, alienista y psicopatólogo, amante de los videojuegos, ciencia, autos y de las cosas buenas de la vida, siempre fan de Half Life 2, The Legend Of Zelda y simuladores de autos. Sin preferencias sobre cualquier consola.