Existen muchísimos juegos de terror excelentes para pasar esta temporada, sin duda, la franquicia de Amnesia es perfecta para pasar estos días. Sigue leyendo para saber porqué Amnesia: A Machine for Pigs es un título que debes de jugar en estas fechas.

Amnesia: A Machine For Pigs, segundo título de la franquicia,  no es una continuación directa de The Dark Descent, pero retoma la premisa argumental que da nombre a la serie, la amnesia del protagonista como punto de partida.

¿Como empieza?

Es la noche de fin de año de 1899 en el Londres victoriano y el magnate de la industria Oswald Mandus despierta en su cuarto tras un sueño del que ya ni siquiera recuerda el principio. No tiene ni idea qué ha sucedido, pero de algún modo siente que sus dos hijos están en peligro, atrapados en algún lugar de su mansión, dentro de una máquina gigantesca que ruge y retumba bajo sus pies, y sabe que debe rescatarlos como sea.

En esta entrega tomas el rol de Oswald Mandus, que como sucedía en el primer Amnesia, despierta con la desorientación y la pérdida de memoria, que equipara al protagonista con el jugador y alinea a ambos en un mismo rol; sabemos lo mismo que él, que es muy poco, y es nuestra propia confusión y nuestra forma de explorar instintiva, la que da sentido a los acontecimientos, es el jugador quien describe su propia trayectoria.

Lo bueno.

La narrativa es excelente ya que te cuentan la historia usando varias formas ya sea en manuscritos que te vas encontrando por todo el juego así como fonoautógrafos y los mismos personajes, dándole mucho mas profundidad a la historia.

El diseño ambiental y de sonido siguen siendo algo esencial, que a mi parecer, es de lo mejor del juego ya que el terror psicológico combinado con sonidos de todo tipo como el rechinar de las puertas, los lamentos en la lejanía, el crujir del piso a cada paso que das, el golpeteo del vapor a presión pasando por las tuberías o los rugidos de los cerdos en dos patas es lo que hace inevitable que saltes de tu asiento.

Lo Malo.

Una cosa que me llamó la atención y que en lo personal le quitó parte de esa intriga y desesperación que ocasionaba, es que, a comparación del primer Amnesia, los desarrolladores tomaron la decisión de hacer a un lado ciertas mecánicas que en cierta manera marcaron a s su antecesor, como la falta de un inventario donde te mostraba los objetos que llevas, el nivel de locura y salud y el nivel de aceite de tu farol, cosa que hacía aun más tenso el andar por los pasadizos cuidando tu reserva para no quedarte en plena oscuridad y entrar en una inevitable locura.

Otra cosa que me decepcionó bastante es que el motor gráfico sigue siendo el mismo (o eso es lo que me pareció a mi) ya que no se nota ninguna mejora gráfica.

Aquí una pequeña galería.

 

En resumen es un buen juego aunque, en mi opinión,  no alcanza a su antecesor Amnesia: The Dark Descent.

Si en estas fechas de Halloween te sientes con ganas de ensuciar tus pantalones y no sabes que jugar, dale una oportunidad a este titulo.

Y si ya terminaste este juego y te dejó con ganas de mas, te recomiendo que le des una pasada a un juego llamado Outlast,  del estudio Red Barrels Games, el cual, se encuentra también disponible en la plataforma de Steam.

Sobre El Autor

Mujer que juega videojuegos y cuenta chistes malos. Tiene un proyecto de accesorios gamers/kawaii y customización. Es fan de su marido, los dulces, la música, los idiomas y del sol.