Todos hemos oído hablar de la Gran Guerra; mejor conocida como la 1er Guerra Mundial. Ya sea por libros, programas de televisión, la escuela o incluso juegos de género FPS que nos han llenado de ideas de lo que llevó a esta Guerra, hasta ser un punto crítico en la historia como la conocemos ahora. Pero, ¿qué pasa cuando todo lo que hemos visto, leído y escuchado se extrapola a historias de un carácter más personal cuando algo que al inicio parece como un juego, te adentra de una manera tan personal a su historia que es capaz de tocar algunas de las fibras más sensibles del videojugador? eso es lo que Ubisoft intenta con Valiant Hearts: The Great War.

 Ficha Técnica

Plataforma: PC (reseñada), PlayStation 3, PlayStation 4, Xbox 360, Xbox One
Fecha de lanzamiento: 
25 de junio de 2014
Desarrollado por: 
Ubisoft Montpelliere
Publicado por: Ubisoft
Precio: 
$200 pesos (aproximado) 
Características de PC: 
Intel Core i7 Q720, Radeon HD 5870 1GB, 4GB RAM

Análisis Cualitativo:

Aunque al escuchar el nombre pensemos automáticamente en la infinita cantidad de juegos basados en la 1er Guerra Mundial y nuestra mente lo asocie con juegos de tipo FPS, la realidad, es que no todo en este mundo debe ser sangre, muerte y destrucción sin límite, eso es lo que aborda Valiant Hearts.

La historia inicia con una persona buscando recuperar todo lo que ha perdido a causa de la guerra, desarrollando la jugabilidad mediante comandos muy sencillos, que nos llevarán a completar pequeños, pero entretenidos puzzles, convirtiéndolo en un sencillo, pero divertido reto de habilidad a lo largo de los 4 capítulos. Aparte de esto, es un relato lleno de muchos sentimientos, llevando al jugador al interior de la misma, tomando el papel de cinco personajes diferentes: Karl, un ciudadano alemán radicado en Francia, Emile, granjero francés y suegro del anterior, Freddie, voluntario estadounidense que busca venganza tras la muerte de su esposa, Anna, una enfermera proveniente de Bélgica y Walt, un perro camillero.

VH_SC_7_Freddie_Zeppelin_1399925281

Sin duda uno de los grandes fuertes del juego no solo es la fluidez de la narrativa, sino también el diseño artístico de cada uno de los niveles, que aunque en un principio parecieran repetitivos, logra un equilibrio al llegar a momentos llenos de emotividad, mientras se necesita destreza para completar los puzzles. Otro punto fuerte de esta entrega es la cantidad de elementos históricos  con los que cuenta, los cuales pueden corroborarse mediante datos que el mismo juego entrega al recoger algún objeto escondido en el mapa o fragmentos de diarios de guerra reales.

VH_SC_5_Anna_Paris_1399925280

No es muy difícil de controlar a cada uno de los personajes debido a su enorme similaridad, encontrando únicamente pequeñas diferencias en los puzzles, en los que siempre contarás con un aliado: Walt el perro, quien es un elemento central, no solo de la historia, si no también es clave para completar las diferentes tareas que se presentan a lo largo del juego, ayudándote a alcanzar lugares que por ti mismo no podrías o a cargar varios objetos a la vez. Además de permite una cohesión entre los personajes y la historia.

La narrativa está muy bien estructurada, pues permite adentrarte en el juego y funciona no solo como una introducción mencionando datos históricos, si no también datos sobre los personajes y desarrollar cada una de sus historias personales.

La facilidad con la que uno se adentra a ella es fascinante, debido a que llegas a un punto en el que todo lo que sucede dentro te afecta, tocando las fibras más sensibles de tu ser, al darte cuenta (de una manera no violenta) de todo lo que se sufrió durante este catastrófico evento. Todos personajes del juego sufren de tal manera, que es sencillo provocar tristeza, felicidad o sorpresa al jugador.

El arte conceptual del juego va muy acorde a cada una de las situaciones en el mismo, complementándose de una manera increíble con cada uno de los sucesos en la historia, mediante elementos representativos de acuerdo a la actitud de cada uno de los personajes. Por ejemplo, uno de los hechos más notorios es que todos los adultos tengan los ojos cubiertos, y los niños y animales muestren sus ojos, debido a que son agentes externos que no podrían desatar un evento de tal magnitud, o el hecho de que un pequeño perro sea capaz de unir tantas historias, tan diferentes sin importar la situación en la que se encuentre o el bando al que pertenezca.

Sin lugar a dudas, y más por el diseño del juego que por su jugabilidad, podríamos considerar a Valiant Hearts: The Great War una obra de arte. Sencilla de jugar, con una historia digerible, pero a la vez atrapante, con mensajes incrustados en ella que harán reflexionar a más de uno.

Reseña: Valiant Hearts: The Great War
Un juego bueno, pero no brilla por completo a causa de decisiones durante el desarrollo, pese a esto, es muy disfrutable la experiencia completa
Analisis Cuantitativo85%
85%Nota Final
Puntaje De Lectores: (0 Votos)
0%

Sobre El Autor