Según las conversaciones que tuvieron varios developers con Sony, este PS4.5 o PS4K tendría un GPU mejorado que permitiría mejorar la resolución de los juegos, llevándolos hasta 4K y tendría un mayor poder de procesamiento que mejoraría los juegos de PlayStation VR, que saldrá este otoño.

Con el nuevo GPU los developers podrían añadir más efectos y mejorar la calidad visual de los juegos y lo mejor de todo es que podría finalmente ser más competitivo con las actualmente mucho más poderosas PCs, sobre todo con la realidad virtual, gracias a ese GPU podría (según) hacerle frente a Oculus Rift y Vive.

Sony para bien o para mal, no ha querido decir algo al respecto:

No podemos comentar sobre rumores o especulaciones.

Quedan muchas preguntas al aire y pocas respuestas. ¿Saldrá este año? ¿Los que actualmente tienen un PS4 podrán cambiarlo por uno nuevo o de plano tendrán que comprar nuevamente la consola (y con eso haber pagado los 350-400 USD dos veces, si el precio se mantiene)? ¿Habrá problemas de compatibilidad si se quiere correr un juego de PS4.5 en una de las consolas originales? ¿Cómo afectaría esto el desarrollo y lanzamiento del PS5?

De una forma o de otra, el tiempo lo dirá.

Fuente: Kotaku

Sobre El Autor

Friki por naturaleza. Adicta a los videojuegos, anime, cine de acción y cosas de Japón Denme con pastel de chocolate (sin fresas) y seré feliz :3